Ejemplo de interpretación en los servicios públicos:

  • Funcionario: puede decirle que firme aquí, por favor.
  • Intérprete: firme aquí, por favor.
  • Usuario: ¿por qué tengo que firmar?
  • Intérprete: le pregunta por qué tiene que firmar.
  • Funcionario: dígale que es la LOPD, que simplemente es para proteger sus datos, que no se preocupe.
  • Intérprete: le comenta que se trata de la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales. Simplemente es para proteger sus datos personales. No se preocupe.
  • Usurario: de acuerdo.

Este pequeño diálogo podría ser una interpretación real que tuviese lugar en cualquier administración o entidad.

Más adelante relacionaré este caso con algunos puntos a tener en cuenta para llevar a cabo la interpretación en los servicios públicos de la mejor forma posible.

Sin embargo, en primer lugar, me gustaría empezar por dar a conocer un poco más este tipo de interpretación.

¿En qué consiste la interpretación en los servicios públicos?

La interpretación en los servicios públicos es aquella que desempeña un intérprete para romper la barrera lingüística entre un usuario extranjero y un funcionario o trabajador de cualquier administración o entidad.

Esta interpretación es bilateral o de enlace. El intérprete realiza su labor en ambas direcciones, para que ambos beneficiarios puedan comunicarse satisfactoriamente.

¿Quiénes son los usuarios de la interpretación en los servicios públicos?

Los usuarios de la interpretación en los servicios públicos son todas las personas extranjeras que no hablen el idioma oficial del país. En la mayoría de los casos, suelen ser refugiados, inmigrantes, turistas, etc. Estas personas necesitan acompañamiento e interpretación en la mayoría de los casos.

¿En qué principales ámbitos destaca dicha interpretación?

La interpretación en los servicios públicos, tal y como señala su nombre, se utiliza en todos los servicios públicos, especialmente en el ámbito médico-sanitario. Las personas extranjeras que no hablen el idioma oficial necesitan comprender perfectamente al médico y poder transmitirle de la mejor forma posible sus dolencias.

En segundo lugar,  es muy requerida en el ámbito jurídico-policial. En este caso, la interpretación puede ir desde ayudar a un usuario a obtener el permiso de residencia, hasta interpretar para él en un juzgado por alguna denuncia.

En tercer lugar,  se utiliza en el ámbito socio-educativo. Por ejemplo, cuando una familia extranjera, que no habla el idioma oficial, inscribe a sus hijos en el colegio y tienen una reunión de padres, o cuando se fija una reunión individual con los padres.

¿Cuáles son sus tipos de interpretación?

Es importante señalar que en la interpretación en los servicios públicos, lo que más se utiliza es la interpretación de enlace. Sin embargo, en ocasiones, te entregan un documento para que se lo traduzcas al usuario en el mismo instante. Por tanto, hay que estar familiarizado con la traducción a vista y poder desempeñarla de forma efectiva.

Incluso, en ocasiones, te pueden pedir que traduzcas un documento sencillo ahí mismo o que escribas una síntesis sobre un determinado tema.

Por otro lado, en los juicios o en los talleres, por ejemplo, muchas veces se recurre a la interpretación susurrada o más bien conocida como chuchotage. Esta interpretación se hace en voz baja para que solamente el usuario pueda ir entendiendo lo que el juez que habla con otras personas en el juicio va diciendo, o lo que una persona que da una charla para personas que hablan en el mismo idioma va diciendo.

Por tanto, ¿Qué debe saber un intérprete que quiera dedicarse a la interpretación en los servicios públicos?

Neutralidad.

Lo cierto es que, tras mi corta trayectoria en este ámbito, llego a la conclusión de que además de dominar los dos idiomas de trabajo y ser fiel al mensaje, como en cualquier otra modalidad de interpretación, en este caso, el intérprete debe ser lo más neutral posible. En muchas ocasiones la cercanía al usuario puede hacerle sentir al intérprete la necesidad de ayudar al usuario de alguna forma e incluso aconsejarle. Sin embargo, el intérprete debe limitarse a hacer llegar el mensaje del interlocutor.

Confidencialidad.

La confidencialidad en este tipo de interpretación es de suma importancia. En numerosas ocasiones, se tocan temas muy sensibles y personales, como enfermedades graves, orientación sexual, ideologías, delitos penales, etc. Y a diferencia de otras interpretaciones, en este caso, el intérprete suele conocer los datos personales del usuario, su nombre, apellido e incluso, en ocasiones, su domicilio. Por tanto, el intérprete debe ser más prudente y discreto que nunca para limitarse a su trabajo y guardar el secreto profesional.

Confianza y seguridad.

Otro punto de suma importancia es que el intérprete debe procurar transmitir confianza y seguridad en todo momento, para que tanto el interlocutor como el usuario se sientan cómodos y confiados. La forma de hablar, los gestos y el tono de voz juegan aquí un papel muy importante. Desde mi punto de vista, el intérprete debe tener una gran capacidad de observación y análisis para saber a qué usuario es preferible hablar de usted y a cuál de tú. Pues esto nos ayuda en gran medida a ganarnos la confianza del usuario y hacerle sentir más cómodo.

Curiosidad y cultura general.

Por último, señalar que el intérprete debe ser una persona bastante curiosa e intelectual. Debe tener nociones sobre las culturas de ambas lenguas, pues aunque parezca menos probable y se suela creer que este tipo de interpretación no requiere preparación como la interpretación de conferencias, por ejemplo, pues la verdad es que este tipo de interpretación necesita una preparación constante, puesto que es más impredecible que ninguna otra. En ocasiones, puedes ser citado para un simple trámite administrativo y acabar hablando de la situación política de Argelia.

Aquí quiero hacer un inciso para hablar del ejemplo que os señalaba al principio. En dicho ejemplo, el funcionario menciona la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales, y si bien es cierto que después dice que es para proteger sus datos, el señor se refiere a ella mediante su sigla, por tanto, si el intérprete no supiese cuál es la ley a la que hace referencia dicha sigla, hubiese tenido que preguntarle al funcionario de qué ley se trata. En este caso no hubiese pasado nada, puesto que al ser interpretación bilateral podría formularse la pregunta sin problema, sin embargo, el intérprete hubiese demostrado que no tiene mucha cultura general, puesto que, hoy en día, esta ley es muy conocida en España.

En definitiva.

Espero que con esta información os haya esclarecido la idea de la interpretación en los servicios públicos. Desde mi corta experiencia quiero deciros que, para mí, es una de las mejores interpretaciones, pues en ella experimentas todas tus capacidades tanto humanas como profesionales y aprendes a controlar muchos impulsos y a ser más preciso y claro.

 

NOTA: las formas importan, pero lo que prevalece siempre es el sentido.

Fhtranslate.